La Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor de Ólvega

 

Ubicación

 

Calle San Antón, nº 16 – 18.

 

Estilo y datación

 

Lo más antiguo está en la parte de la sacristía y en la torre de finales del siglo XV. Su nave principal, crucero y un tramo de la sacristía son de la primera mitad del siglo XVI.

 

Su fábrica sigue la traza de las iglesias del siglo XVI, con planta de cruz latina y cabecera poligonal. La capilla, dedicada antes a baptisterio y presidida por San Miguel, es la más moderna (1915), y la que le sigue, dedicada al Santo Cristo de la Cruz a Cuestas, en su arquitectura es de 1583. Son dos añadidos. El retablo mayor se fecha hacia 1570.

 

Descripción y características principales

 

Este es el edificio de mayor prestancia artística del municipio. En 1990 la Iglesia fue restaurada a fondo. En su interior se ha dejado la piedra vista que le da un ambiente de espiritualidad y recogimiento. Asimismo, no ha sido menor la labor de restauración de su monumental retablo mayor.

 

En los muros predomina el aparejo de mampostería y la piedra labrada se ve en los contrafuertes, aleros, arcos, ventanas, nervios, esquinas…

 

La torre de la Iglesia tiene aspecto de fortaleza por su coronamiento en almenas. Tiene planta ligeramente rectangular, con tres cuerpos desiguales en su altura y decrecientes en su grosor, separados por impostas de piedra tallada. Tiene seis vanos posibles para campanas y dos ventanitas conopiales en el lado oeste que iluminan la escalera de la torre y recuerdan la veteranía de esta parte de la iglesia (siglo XV).  Bajo las almenas de la torre, una sencilla bóveda de crucería sujeta el tejado.

 

La puerta principal tiene traza barroca y es de principios del siglo XVII.

 

Las bóvedas de la nave constan de tres amplios tramos iguales separados por arcos fajones apuntados más el de la capilla mayor. Estos tres primeros compartimentos se cubren con bóveda estrellada. La bóveda del presbiterio se acomoda a su planta pentagonal.

 

Las dos vidrieras policromadas del presbiterio son geométricas; la del oráculo del crucero imita los rosetones románicos; la de la capilla del Santísimo representa al Buen Pastor; la de la capilla del baptisterio alude al bautismo de Jesús y en la vidriera del coro se ha representado a la Virgen de Olmacedo (Patrona de Ólvega).

 

El actual coro es de finales del siglo XVI. Debajo del coro está la pila bautismal de piedra.

 

El púlpito es de madera y traza barroca del siglo XVIII con su tornavoz coronado por niño amorcillo o ángel con trompeta.

 

Las capillas de la iglesia son: capilla de San Miguel, capilla del Santo Cristo (Patrón de Ólvega), la capilla de la Divina Pastora y la capilla del Santísimo Sacramento.

 

En el presbiterio, a ambos lados del retablo hay dos sepulcros o arcosolios del siglo XVII que sirvieron de enterramiento para la familia Morales – Salcedo.

 

El retablo es considerado una joya artística y una de las mejores muestras del romanismo soriano. Es de proporciones grandiosas pues llena toda la cabecera del ábside y es el mayor de toda la Diócesis de su estilo y época. Es una obra escultórica y pictórica importante. La arquitectura y la escultura están atribuidas a Francisco Metelín, Pedro del Cerro, Francisco de Ágreda, Francisco Rodríguez y Juan de Arteaga. La pintura la realizaron Juan Baráez y Francisco Metelín.

 

Historia y otras curiosidades

 

Desde su construcción la torre de la iglesia presentó problemas por lo que se tuvieron que construir (1587) los dos grandes estribos exteriores o murallones de cinco metros para contrarrestar el empuje de torre y naves.

 


Galería de Imágenes

Comparte esta Página