Al llegar a la villa te llama la atención la torre almenada de su iglesia, que es como la proa y la “adelantada” al frente del casco urbano.

Este es el edificio de mayor prestancia artística del pueblo. En 1990 fue restaurada a fondo, con buen gusto, esmero, pulcritud y eficiencia.

En su interior se ha dejado la piedra vista, que le da cariz recoleto y grave, además de un ambiente de espiritualidad y recogimiento. Asimismo, no ha sido menor la labor de restauración de su monumental retablo mayor.


Galería de Imágenes

Comparte esta Página